Cambiar el escenario epidemiológico que persiste en Pinar del Río requiere del esfuerzo y la conciencia de todos