Nuestra Bandera:

por Pedro Martínez Pírez Este lunes 6 de diciembre, fecha de la fundación de la ciudad de Quito, mis recuerdos viajan hacia la capital ecuatoriana, porque allí llegué en 1960 como joven diplomático de Cuba. Recuerdo haber viajado en un avión de la empresa Ecuatoriana de Aviación procedente de la ciudad estadounidense de Miami, a donde había llegado desde La Habana en un vuelo de Cubana de Aviación. Tuve que esperar varias horas en la terminal aérea de Miami, de donde no me permitieron salir por considerarme un posible “espía ruso que pretendía infiltrarse en Surámerica con pasaporte diplomático cubano”. El cuatrimotor de empresa Ecuatoriana de Aviación, debía aterrizar en el antiguo aeropuerto de Quito, en la zona norte de la ciudad, antes de las seis de la tarde, porque no existían condiciones técnicas para hacerlo en horas de la noche. El avión ecuatoriano hizo escalas en aeropuertos de Honduras, Panamá y Colombia, antes de llegar a Quito. El presidente de Ecuador, en ese entonces, era Camilo Ponce Enríquez, pero José María Velasco Ibarra había ganado su cuarta elección el 5 de junio de 1960 y Cuba envió una delegación a la toma de posesión del nuevo jefe de Estado, integrada por el Ministro de Economía, Regino Boti, el Alcalde de La Habana, José Llanusa, y el Jefe de la Marina de Guerra, Juan Manuel Castiñeiras. El Embajador de Cuba era el abogado Mariano Rodríguez Solveira, quien había sido mi profesor de Derecho Civil y Rector en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas. Con él y en presencia de la delegación cubana a la toma de posesión de Velasco Ibarra, bautizamos el 2 de septiembre de 1960, al niño ecuatoriano Fidel Nieves, en representación de su padrino, el Comandante Fidel Castro. Tuve el honor años después, ya como periodista, de dar cobertura a varios eventos importantes efectuados en Quito, entre ellos una reunión de la CEPAL en 1973, la Conferencia Económica de Quito en 1984, varios Conciertos Todas las Voces Todas organizados por la Fundación Guayasamín, y las visitas del Comandante Fidel Castro a la capital ecuatoriana en 1988 y 2002; la primera a la toma de posesión del presidente Rodrigo Borja y la segunda a la inauguración de la emblemática Capilla del Hombre. Y nunca olvidaré haber sido condecorado en Quito por la Asamblea Nacional, el 10 de diciembre de 2014, Día de los Derechos Humanos, por mi labor durante más de medio siglo para fortalecer la hermandad entre Cuba y Ecuador, algo que me…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – MIS RECUERDOS DE QUITO (Nuestra Bandera)