Partido Comunista Ecuatoriano:

A continuación presentamos una mirada a la realidad nacional e internacional como herramienta para el análisis; un repaso del contexto que permite identficar actores sociales y políticos y determinar el escenario en el cual se disputan los intereses de las clases sociales. Contexto Internacional: Es un nuevo tiempo de guerra fría. Oriente y occidente enfrentados, sin la misma carga ideológica del siglo XX, pero con una disputa económica y un entramado geopolítico que revive el fantasma de grandes conflagraciones y de la aniquilación total.  Esto si es que antes no se adelantan los grandes desastres ambientales, derivados de la fractura metabólica que hace 200 años describiera Marx. El capitalismo impera y sus variantes más exitosas (para hacer analogía con la pandemia aún vigente) mantienen la reproducción de lo que parece un sistema destinado a la inmortalidad y sin alternativa viable que contradiga los preceptos del capitalismo actual: crecimiento infinito, concentración y mercado. Y es que, a pesar de sus contradicciones, escandalosas, antinaturales y contrahumanas, el capitalismo se mantiene incólume por su gran triunfo generalizado: la dominación ideológica.  Las luchas entre países centrales y emergentes, que arrastran a los países periféricos, no giran en torno a modelos alternativos y superadores, sino en torno a la hegemonía.  En este marco se desarrollan las tensiones políticas y económicas entre China/Rusia y Estados Unidos de Norteamérica, poniendo a la mayoría de Europa en el burladero de la escena internacional.  Nuevamente, los alardes de poderío militar reaparecen como condimento de la guerra económica y la creciente disputa en el pacífico sur, en torno a Taiwán; así como entre la OTAN y el ejército ruso. Luego de dos años de pandemia por la Covid-19, las perspectivas de crecimiento económico son desiguales entre los países de economías fuertes y los países subdesarrollados, siendo menos significativas tales perspectivas para Europa y Japón, que enfrentan nuevas oleadas de infección, con poblaciones especialmente vulnerables por la edad y condiciones crónicas asociadas.  Pero es para los países subdesarrollados que las consecuencias de la pandemia dejan las mayores desgracias, con millones de desempleados y cientos de millones de seres humanos empujados a la extrema pobreza, teniendo en las mujeres su mayor porcentaje de afectación.  El capitalismo global no ha sido capaz de enfrentar la pandemia y sus consecuencias con mínimos principios de humanismo y solidaridad.  Es el mercado el que ha aprovechado el desastre sanitario y, aún así, el lento avance de…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Una mirada a la coyuntura al cerrar el 2021. (Partido Comunista Ecuatoriano)