Partido Comunista Ecuatoriano:

Como Partido Comunista Ecuatoriano, rechazamos el secuestro del Estado laico por parte de grupos reaccionarios y arcaicos, que conciben la salud y los derechos a partir de dogmas, a través de la utilización de aparatos ideológicos que refuerzan la idea de reproducción como una cuestión sagrada, aupando así la maternidad impuesta por la fuerza, incluso en casos de violación a niñas y mujeres, y revictimizándolas. En un contexto de brechas y limitado acceso a salud, en donde el Ecuador es el tercer país con la tasa más alta de embarazo adolescente en la región, en donde las principales víctimas de violaciones son niñas menores de 14 años y en donde la penalización del aborto condena a las mujeres a abortos clandestinos poniendo en riesgo su salud y su vida, nuestro rol es exigir el reconocimiento pleno del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, reproducción, salud y vida en general como una cuestión de soberanía y autodeterminación. En estos últimos años, el debate alrededor de la despenalización del aborto en el Ecuador -y en el mundo-, ha cobrado suma importancia, sobre todo en la agenda de los movimientos feministas, agrupando así a diversas tendencias de este paraguas, que genera acuerdos mínimos en la agenda política de muchas organizaciones y sectores de izquierda, e incluso en algunos de la misma derecha “liberal”. Para lxs comunistas, el derecho a la libre elección sobre la maternidad implica no solo rebelarse frente a un sistema que impone roles a las mujeres por un tema de género, sino cuestionar el uso de los cuerpos de las mujeres y al rol que tiene la reproducción en el sostenimiento del sistema capitalista. La cuestión del aborto no está desligada del análisis del rol de las mujeres frente a la reproducción, pues “garantizar la producción y reproducción de la fuerza de trabajo implica en primer lugar el mantenimiento diario de los trabajadores, en segundo lugar, el de los sectores no productivos de la clase (como el caso de los niños de edades muy cortas y adultos de edades avanzadas), y finalmente, el proceso de reemplazo generacional de la mano de obra”. Mientras sectores tradicionalistas y burgueses rechazan la despenalización del aborto con sus argumentos de “moral y dogma”, las izquierdas reclamamos el derecho a elegir sobre la interrupción voluntaria del embarazo, con firme mirada de clase, para que no solo represente derecho formal sino igualdad frente…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Aborto por violación; el derecho de la mujer a vivir. (Partido Comunista Ecuatoriano)