Partido Comunista del Perú – Patria Roja:

Por: Manuel Guerra El 2021, bicentenario de fundada la república, encontró al Perú encallado en un pantano, sin horizonte claro, con una economía atrasada, con instituciones carcomidas por el patrimonialismo, el pillaje y la corrupción, con la gran mayoría de sus habitantes postrados en la exclusión, sin acceso al bienestar, a una educación y salud de calidad, víctimas de la criminalidad y la violencia, ganados por la incertidumbre y, en grado creciente, por la desesperanza y el pesimismo. 200 años de frustraciones. La república, entendida por los próceres, como la mancomunidad de ciudadanos libres, sigue siendo la promesa incumplida, de la que habló Basadre. Evidencia la incapacidad histórica de las clases dominantes, su naturaleza apátrida, rentista, patriarcal y racista, para quienes no existe otra forma de existencia que no sea servir de intermediarias del capital foráneo, ser cómplices del saqueo de los recursos naturales. El modelo neoliberal que empezó a aplicarse con el primer gobierno de Alberto Fujimori, ha agravado esta situación. A través del golpe de Estado y del fraude se promulgó la Constitución de 1993 con el objetivo de allanar la rapiña de los recursos del país y la sobre explotación de los trabajadores, transformando el Estado en apéndice o subsidiario del mercado. La ideología y cultura neoliberales dispararon el desenfreno de la corrupción, cuyo destape mostró la metástasis del Estado y la sociedad construidos bajo sus parámetros, fuente de la crisis y de la inestabilidad política por la que atraviesa el Perú en la actualidad. El triunfo electoral de Perú libre que llevó a Pedro Castillo a la presidencia de la república es la expresión del profundo descontento encarnado en los sectores populares, en especial de las regiones del interior del país, su aspiración a cambios de verdad, su exigencia a que se resuelvan los graves problemas que los preocupan: Salud y educación públicas de calidad; empleo digno; alimentación; seguridad; lucha frontal contra la corrupción y regeneración moral. La elección de Pedro Castillo fue posible gracias al respaldo del movimiento popular, del conjunto de la izquierda, el progresismo y sectores liberales que cerraron el paso a la amenaza de Keiko Fujimori. Se trató de una victoria ajustada, evidencia de la polarización política de la sociedad peruana. El resultado ha sido un gobierno de centroizquierda con una mayoría opositora en el Congreso. Keiko Fujimori durante la campaña contó con el respaldo de la derecha política y empresarial, del…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Balance 2021 y Perspectivas (Partido Comunista del Perú – Patria Roja)