Partido Comunista del Perú – Patria Roja:

Dr. Rolando Reátegui Lozano. Profesor principal de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Email: rolandoreateguilozano@gmail.com El reciente derrame de petróleo en el sector de Ventanilla, sin duda, es el más grande ecocidio en los últimos años. La refinería La Pampilla viene operando desde 1967, en esa época era parte de Petroperú, cuya finalidad era refinar el petróleo para abastecer principalmente a la ciudad de Lima. Posteriormente, como continuación de la política de privatización en nuestro país, en el año 1996 pasó a manos del grupo español REPSOL. En relación a la ecología de la zona en mención, está la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, la cual se estableció en diciembre de 2009 como la primera red de áreas naturales protegidas en América del Sur. Esta reserva está formada por 22 islas y 11 puntas que albergan aves guaneras en toda la costa del Perú con una superficie de 140 833 hectáreas de islas, costa y océano; también la zona reservada de Ancón y otros ecosistemas marino-costero que conforman áreas de conservación y mantenimiento de la diversidad biológica y paisajística de la Corriente Peruana que se genera en toda la zona marino costera, además pertenece a la provincia biogeográfica del Pacífico Sur Oriental Templado y al ecosistema del gran desierto de la costa peruana. Todo derrame de petróleo en el mar tiene como mínimo tres impactos ecológicos. El primero es directo sobre las aves marinas (piqueros, pelicanos, guanay y otros) y mamíferos acuáticos (delfines, lobos marinos y nutrias) que necesitan respirar aire atmosférico, así como peces de superficie (pejerreyes, chita, cabrilla, pintadilla y lisas) y, sobre todo, el plancton (fitoplancton y zooplancton). Un segundo impacto se da en las playas, tanto de arena como de rocas. En esta zona intermareal vive una enorme cantidad de organismos como lapas, machas, muymuyes, mejillones, cangrejos carreteros y otros, también, las estrellas de mar, erizos, anémonas, choros y la gran diversidad de caracoles y cangrejos que están en las orillas rocosas y mueren al ser alcanzadas por el petróleo. En las rocas también están las guaridas de las aves y las nutrias marinas. Y el tercer impacto ocurre en el fondo del mar donde están las especies bentónicas de importancia ambiental, económica y comercial. Por eso decimos que es un “ecocidio”. Los efectos de este derrame de petróleo en lo social-económico, también es de mucha preocupación. Se trata de una…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Ecocidio, Politica Neoliberal y Energias Alternativas. (Partido Comunista del Perú – Patria Roja)