Nuestra Bandera:

Chile, el “gorilismo” militar persiste Lic. José A. Amesty R. 14-febrero 2022 Nos sorprendimos al leer la carta enviada por un militar pinochetista chileno, al presidente electo Gabriel Boric, ante la actitud prepotente, exigente, falta de respeto, amparado en la actual estructura militar de Chile y con unos señalamientos y expresiones increíbles.  El militar fascista en cuestión, es el ex comandante Jaime Manuel Ojeda Torrent, que todavía odia todo lo que se parezca al gobierno socialista de Salvador Allende. Se denomina “Comandante en Jefe Institucional”, (parece una vieja estructura militar, que todavía perdura en la milicia chilena), y reclama, el por qué el presidente Boric, designa como Ministra de Defensa a la señora Maya Fernández Allende. Recordemos que la ministra designada, es nieta de Salvador Allende. La carta del militar retirado enfatiza que tal nombramiento es una “afrenta y una humillación” a la institución castrense y su “sagrada historia”. Dice que la designación es una forma de vengar a su abuelo, y que la señora Maya Fernández Allende odia a los militares, por lo que le hicieron a su abuelo, quien le hizo un daño a la Patria chilena y a la institución militar.  Concluye su parafernalia, solicitando se reconsidere el nombramiento, si no Maya Fernández Allende se verá expuesta a que uno de los nuestros (el extinto Coronel Alberto Labbé Troncoso), imite la honorabilidad y valentía moral de uno de los militares que se negó a rendir honores a Fidel Castro y, además, si no lo hace renunciaría al cargo de comandante en jefe institucional. El militar Ojeda Torrent, quien estuvo preso por torturador y asesino, discurre en una serie de señalamientos propios de un ser amargado, que no vale la pena, seguir reflejando. Ante estos rasgos del militarismo chileno, nos preguntamos: ¿de dónde vienen tales tropelías?, ¿cuáles son los antecedentes de estos seres llamados “gorilas”? Intentaremos dar respuesta revisando un poco la historia de los militares en Chile. Antes señalamos que, gran parte del alto mando militar actual chileno, hizo ingreso a la institución en plena dictadura de Pinochet. Si bien al día de hoy, no conocemos a ninguno que esté siendo procesado por violaciones a los Derechos Humanos, la mayor parte de ellos sí fueron parte de la fuerza ilegítima que se utilizó, para enfrentar las protestas de los años 80 y desmantelar el Estado, entregando 700 empresas estatales, el agua y las pensiones de los civiles…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – CHILE. EL GORILISMO MILITAR, PERSISTE (Nuestra Bandera)