SUTEP:

“Horacio nos dejó como ejemplo su fortaleza para sobreponerse a las peores dificultades. Entendió que los reveses y derrotas de los movimientos sociales progresistas y transformadores, son temporales”. Julio Yovera Ballona Horacio, ejemplo preclaro de lucha y consecuencia. Escribe: Percy Julián Uribe – Ex dirigente nacional del SUTEP. Vivimos tiempos de incertidumbre, donde la palabra de maestro se ha devaluado. El Perú profundo, la izquierda y el movimiento progresista que optó por el cambio contra el continuismo neoliberal -modelo aplicado durante más de treinta años en nuestro país, que ha generado mayor corrupción, inseguridad ciudadana, informalidad y desigualdad social, esencialmente-, están seriamente cuestionados como movimientos alternativos a las propuestas neoliberales. Frente a esta cruda realidad, con un Gobierno incapaz e implicado en serios cuestionamientos de corrupción, lamentablemente presidido por un profesor -por primera vez en la historia del país-, ¿qué podemos rescatar del mensaje sobre nuestro inolvidable Horacio? Primero. Consideramos pertinente que Horacio, como un destacado estudiante de Educación, asumió las opiniones del Maestro Encinas y del Amauta Mariátegui referentes al rol magisterial en la sociedad peruana; por esto es que, al respecto, manifestó lo siguiente: “Para nadie es novedad que en el Perú y el mundo entero la clave de las transformaciones estructurales inherentes a la sociedad ha sido y seguirá siendo el educador, cuyo legado y testimonio lo justiprecia la historia”. Horacio Zeballos Gámez: Los esclavos de corbata (1970), pág. 37. Segundo. Nos complace que, cada vez más, todo lo que se publica sobre Educación y el rol de los docentes, demuestra que son ellos los protagonistas en la formación integral de los estudiantes, tal como lo habían precisado Encinas, Mariátegui y Horacio. “La investigación educativa ha demostrado de manera consistente que la calidad de los profesores es el factor escolar que repercute con mayor fuerza en el logro educativo, y esta demostración ha sido la base para el lanzamiento de un conjunto de políticas encaminadas a mejorar la docencia, a cambiar las condiciones de su ejercicio, a elevar la profesionalización de los enseñantes introduciendo nuevos métodos de formación inicial, de formación continua y de trabajo escolar”. Castaño, F. y Guevara, G. La evaluación docente en el mundo. Introducción. México, FCE. (2016), pág. 13. Horacio, líder del magisterio combativo. Entonces, la investigación científica actual demuestra que un docente comprometido e idóneo será capaz de lograr aprendizajes interactuando con sus pupilos en determinados contextos socioculturales. Sobre el rol social del docente, precisamente los educadores de la década del 70, liderados por Horacio y dignos maestros y maestras de las diversas regiones del país, nos brindaron…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – HORACIO: ¡Ahora y siempre! (SUTEP)