La Sala de Reconocimiento determinó que la violencia contra los miembros de la UP fue ejecutada, principalmente, por agentes del Estado y paramilitares.

La Sala de Reconocimiento de Verdad y de Responsabilidad de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de Colombia determinó este viernes que unas 5.733 personas fueron asesinadas o desaparecidas durante ataques contra el movimiento político Unión Patriótica (UP), entre 1984 y 2016.

A través de un comunicado, la JEP detalló que del total de víctimas, entre asesinadas y desaparecidas, unas 5.195 pertenecían a la Unión Patriótica y otras 538 personas no eran integrantes, pero estaban presentes cuando ocurrieron hechos de violencia contra esa organización.

«La Sala de Reconocimiento determinó que la violencia contra los miembros de la UP fue ejecutada, principalmente, por parte de agentes de Estado y paramilitares de forma masiva, generalizada y sistemática», aseveró la JEP en el comunicado.

Además, precisó que de las 5.733 víctimas reportadas, 4.616 personas fueron asesinadas, mientras que 1.117 fueron desaparecidas de forma forzada.

«La Sala estableció que la violencia contra la militancia de la UP fue prevalentemente letal, pues aproximadamente dos de cada tres hechos de violencia contra ese partido se concretaron en asesinatos y desapariciones forzadas», aclaró el ente.

Por otra parte, precisó que la segunda modalidad de victimización más reportada fue por desplazamiento formado, que afectó a 2.217 personas. «A partir de estos datos, la Sala identificó que en 32 años de violencia contra militantes de la UP hubo un patrón de violencia sostenida durante 23 años, de 1984 a 2007», refiere el texto.

Según los resultados del análisis, los hechos se concentraron en tres períodos: entre 1983 y 1993, con un pico registrado en febrero de 1988 y enero de 1989; luego entre 1994 y 1999, con un pico desde abril de 1996 hasta marzo de 1997; y finalmente entre el 2000 y 2007, con un pico entre julio de 2001 y junio de 2002.

Participación de agentes estatales

La Sala informó que fueron indentificados hechos en los que participaron agentes del Estado, pertenecientes a órganos de inteligencia civil y militar de Colombia, «en connivencia con grupos paramilitares y oficinas de sicarios que ejecutaron crímenes contra la UP».

Asimismo, aclara que estos hechos no ocurrieron en una sola región, sino que sucedieron, mayormente, en capitales de diferentes departamentos colombianos durante el primer periodo de victimización.

«Los comparecientes asociados a estos hechos fueron integrantes del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), pertenecientes a la Dirección Nacional, a la Dirección de Orden Público y de Protección y a las seccionales departamentales de Antioquia y Santander», acotó el ente.

Por otro lado, informó que la Sala encontró que en los otros hechos ocurridos, agrupados en los períodos y territorios críticos, «hubo contribución sistemática de agentes estatales pertenecientes a unidades operativas de la Fuerza Pública, aun cuando la ejecución material de los crímenes corrió por cuenta de grupos paramilitares».

La Sala manifestó que la violencia que afectó a los militantes de la Unión Patriótica ocurrió, a diferencia de otros macrocasos, porque todas las víctimas tenían en común que pertenecían, militaban o simpatizaban con un partido político.

Fuente: TeleSur

Fuente: Partido Comunista Colombiano