LAS VÍBORAS ESTÁN AL ACECHO

Por Luis Alfonso Mena S.

Nuestras propuestas deben ser no solo justas y humanistas, sino bien explicadas y pertinentes.

Lo de la reunión de un hermano de Gustavo Petro con Iván Moreno y la idea del “perdón social” no fueron asuntos bien manejados.

La masacre del Ejército en el Putumayo, la derrota de Iván Duque en la ONU, el hambre generalizada en Semana Santa, las lacras del régimen fueron tapadas de inmediato por una cortina de humo tendida por medios y emisarios de la derecha.

‘Fico’ Gutiérrez, Ingrid Betancourt y demás candidatos de ese régimen en decadencia, derrotado, todos a una, sintieron recibir, sin esperarla ni buscarla, una bocanada de oxígeno y capitalizaron el momento, con la hipocresía y el oportunismo que les son propios.

Jorge Robledo aprovechó para expeler a los gritos todo su conocido odio contra Petro, usado en la farisaica W Radio.

Las víboras están al acecho. La guerra sucia no se detiene.

Urge una política comunicacional eficaz que evite fallas que pueden costar caro.

El momento es nuestro. No les regalemos errores a los propagandistas del uribismo.

Estamos a tiempo de corregir y evitar las equivocaciones. No nos tiremos la victoria popular.

La causa del 29 de mayo en las urnas es de todos. Hagamos cada vez más nítido el horizonte.

Jueves 14 de abril de 2022.

PERIODISMO LIBRE, CALI.

Fuente: Partido Comunista Colombiano