Por: Jesús Rodríguez

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha anunciado en rueda de prensa la “sustitución” de Paz Esteban como directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). A pesar de que en todo momento ha rechazado utilizar la expresión “destitución”, la decisión de Robles se interpreta como la consecuencia directa del escándalo de espionaje con el programa Pegasus, que ha afectado a decenas de cargos públicos y miembros de la sociedad civil de ideología independentista, pero también al mismo presidente español Pedro Sánchez y a los ministros Grande-Marlaska y Robles.

La nueva directora será Esperanza Casteleiro, hasta ahora secretaria de Estado de Defensa y mano derecha de Robles. Ostenta plaza como miembro de los servicios de inteligencia desde 1983, cuando tenía 25 años y el CNI aún se llamaba CESID. La espía Casteleiro saltó a los titulares de todos los medios de comunicación en mayo de 2009 —aunque entonces se preservó su identidad—, cuando huyó de Cuba con otros dos compañeros asignados a la embajada española en la Habana antes de que le retirasen la acreditación diplomática. El entonces ministro de Exteriores, Ángel Moratinos —por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero— le restó importancia, calificándolo como un “relevo normal”. No obstante, fuentes del Ministerio de Defensa reconocieron que la salida de Cuba de los espías perseguía “relajar” la tensión y evitar una expulsión.

Según publicó el diario The New York Times, citando fuentes oficiales del Gobierno de Cuba, el conflicto entre el espionaje español y las autoridades de la isla estalló cuando descubrieron que los agentes españoles habían obtenido grabaciones de reuniones entre el empresario cubano Conrado Hernández —representante en la isla de la Sociedad de Promoción y Reconversión Industrial, propiedad del Gobierno vasco— y cargos del ejecutivo de Fidel Castro.

La nueva directora del CNI ha sido hasta ahora secretaria de Estado de Defensa y mano derecha de Margarita Robles

Hija de un militar franquista

Casteleiro comenzó su carrera de manera rápida y fulgurante. Hace 39 años que trabaja en los servicios de inteligencia espñaoles, un mundo que conoce desde su nacimiento en el seno de una familia franquista. Su padre era el coronel de aviación Antonio Castelerio Naveiras, condecorado por el régimen de Francisco Franco con la Cruz del Mérito Naval. El ministro de la Marina Gabriel Pita da Veiga le asignó esta orden “de primera clase y con distintivo blanco” el 5 de enero de 1974.

Recientemente, en febrero de 2021, estalló una polémica cuando se supo que el barco privado de la familia Casteleiro —de nueve metros de eslora— estuvo atracado durante siete meses en uno de los muelles de la estación naval de la Graña (El Ferrol), en unas instalaciones del Ministerio de Defensa.

Fuente: El Salto

Fuente: Partido Comunista Colombiano