Somos una América, exclusión no

La XXI Cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América -Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), celebrada este viernes en La Habana, mostró a través de las intervenciones de sus participantes la defensa al multilateralismo, la igualdad entre las naciones, y la necesidad de continuar construyendo la unidad en medio de la diversidad, para enfrentar un escenario internacional complejo.

El Palacio de la Revolución resultó el escenario de esta histórica cita, que inició pasado el mediodía. “Es inaceptable que Estados Unidos niegue la presencia de otras naciones en la Cumbre de las Américas”, afirmó durante su intervención, de manera virtual, Roosevelt Skerrit, Primer Ministro de Dominica.

“Tenemos un compromiso decidido con los países del ALBA”, afirmó. Es inaceptable que naciones del hemisferio no sean aceptadas en la venidera Cumbre de Las Américas, “Estados Unidos es el anfitrión, pero no puede decidir a quién invita y a quién no”, denunció.

El Jefe de Gobierno lamentó no estar presencialmente en La Habana, y consideró oportuno que los jefes de Estado y de Gobierno del ALBA continúen reuniéndose, sobre todo en los momentos que actualmente se viven en el área.

“La base para el establecimiento del ALBA sigue siendo válida  —apuntó— y más cuando se intenta socavar nuestra soberanía y el derecho a la libre autodeterminación”.

Si no fuera por países como Cuba y Venezuela, miles de nuestros ciudadanos hubieran perecido a causa de la COVID-19, precisó al recordar los medios de transporte aéreo que Venezuela dispuso para trasladar vacunas. Comentó que Cuba, independientemente de los problemas económicos, movilizó para nosotros equipos y brigadas médicas.

El Primer Ministro de Dominica elogió el espíritu indomable del pueblo cubano que, aseveró, “es más fuerte que nunca”. De igual manera, reconoció la resistencia del Presidente venezolano Nicolás Maduro, “quien ha tenido que soportar mucho por culpa de las potencias occidentales, y a pesar de eso ha mantenido vivo el espíritu de Bolívar y Chávez”.

“Sí, distinguido Primer Ministro Skerrit, Venezuela ha resistido”, apuntó el Jefe de Estado bolivariano, Nicolás Maduro Moros. en sus palabras en la XXI Cumbre del Alba-TCP.

El líder venezolano mencionó los planes de la guerra económica, contra la moneda, el petróleo, los miles de millones de dólares robados, y también los planes para asesinarlo.

Sobreponiéndose a todos los obstáculos, “hoy Venezuela sale en ritmo de recuperación, económica, social, moral y a esa Venezuela nadie la excluye”, afirmó el mandatario, en alusión al evento que tendrá lugar en Los Ángeles, el próximo mes de junio.

Maduro catálogo de francos los debates sostenidos antes del inicio oficial de la XXI Cumbre del ALBA-TCP, durante un intercambio donde se habló sobre los caminos y retos del continente. Primó el “espíritu de respeto entre iguales, entre hermanas y hermanos que somos capaces de debatir con franqueza de todos los temas de la agenda regional, mundial, de la geopolítica en general”, detalló.

En ese sentido, subrayó que el ALBA tiene ya un patrimonio y doctrina clara, “que es unionista, latinoamericana, caribeña; de países que nos juntamos entre iguales y nos vemos los ojos de frente. Nadie se considera hegemónico, ni excluye, ni impone¨.

El líder venezolano sentenció que la convocatoria a la mal llamada Cumbre de las Américas es errática, porque se excluye a países de este continente, como Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Esa exclusión ha permitido confirmar el enorme poder que tiene la conciencia latinoamericana y caribeña, por ello agradeció la valentía del CARICOM, 14 estados caribeños que de manera clara y contundente han manifestado su protesta.

Al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, le agradeció por ir al frente de esta batalla de denuncia y también extendió su gratitud hacia el mandatario argentino Alberto Fernández, por la defensa valiente que ha hecho desde la Presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). “Su voz firme y clara será la que denunciará la exclusión”, apuntó.

“El siglo XXI es nuestro siglo, es el siglo de la Unión y la liberación de nuestro continente —alegó el Presidente—, y agregó que los pueblos humildes son los que llevarán nuestras banderas a Los Ángeles. Las voces de Venezuela, Cuba y Nicaragua, con ellos, estará ahí presente”.

“¡Somos de una América, y exclusión, no!” Con esta frase inició el ministro de Relaciones Exteriores de Antigua y Barbuda, Paul Chet Greene, su discurso, espacio en el que defendió que todas las naciones del continente deben ser incluidas en la Cumbre de las Américas.

El canciller consideró oportuno el contexto de la celebración de la reunión del ALBA-TCP, cuando todos los miembros enfrentan la crisis económica, de alimentos, y la inflación, como consecuencia de la pandemia, este periodo —aseguró— es testimonio de que hoy vivimos en un mundo interconectado con retos comunes.

Chet Green mencionó los efectos del cambio climático, que sigue siendo para los estados insulares una amenaza, percibida —planteó— en huracanes cada vez más intensos que destruyen nuestros países. En esa misma línea exhortó a acordar acciones con un efecto más duradero y a aprovechar los mecanismos de integración y cooperación como el ALBA-TCP.

Antigua y Barbuda condenó la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela de la Cumbre cuyo anfitrión es Estados Unidos, y afirmó que no puede haber consenso en el hemisferio sin la participación de todos. Es tiempo de fomentar la unidad y no la división, sentenció.

Seguidamente, condenó las medidas unilaterales contra los tres países excluidos y particularmente rechazó el bloqueo de Estados Unidos sobre Cuba, una flagrante violación de los derechos humanos que tantas penurias ocasionan al pueblo cubano.

El ministro de Relaciones Exteriores de Antigua y Barbuda agradeció el apoyo de Cuba durante el pico pandémico vivido en su país, y destacó específicamente la labor de los profesionales de la salud que integran la Brigada Henry Reeve.

Enérgica y clara resultó la intervención del primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Doctor Ralph Gonsalves, al referirse a la venidera Cumbre de las Américas. En sus palabras, defendió el principio de inclusión, y consideró que constituye una “mala actitud del Gobierno de los Estados Unidos”, la de invitar a unos países y a otros no a la cita del próximo mes de junio.

El Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas defendió el principio de igualdad que demandan tiempos como estos. Estados Unidos insulta nuestra inteligencia al actuar de esa manera, dijo. “No sé porqué un país tan grande puede descender tanto”, agregó. “Están equivocados.”

Gonsalves defendió el multilateralismo, y recordó que “no podemos olvidar que existe un bloqueo contra Cuba que es contrario al Derecho Internacional, y ha sido denunciado mayoritariamente en las Naciones Unidas”.

“Ese bloqueo sigue empobreciendo al pueblo de Cuba y hace que la vida sea difícil para los cubanos”, consideró.

El Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas, reiteró que no va a la Cumbre: “estoy preparado para que me intenten convencer de que envíe a otro. Soy un hombre que mantiene su convicción”, sentenció.

Al intervenir en plenario, el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce Catacora, transmitió un saludo a todas las naciones del continente y manifestó en nombre de su pueblo y Gobierno, toda su solidaridad al pueblo de Cuba por la tragedia ocurrida en el Hotel Saratoga.

Ratificó el respeto al Derecho Internacional y a la defensa del multilateralismo, a la vez que mostró su preocupación por las exclusiones de países a la venidera Cumbre de las Américas. Calificó esa postura como una decisión arbitraria, que excluye a Cuba, Venezuela y Nicaragua, lo que demuestra que no existe una voluntad real por acabar con posiciones hostiles contra naciones que eligen soberanamente sus destinos.

“Rechazamos esa posición de exclusión”, acotó Luis Arce. “No asistiremos a la Cumbre bajo esas condiciones”, agregó.

Por otra parte, reiteró que es tiempo de que el Gobierno de Estados Unidos ponga fin al “insensato bloqueo que mantiene contra Cuba”.

Habló de desafíos contemporáneos, entre ellos el del enfrentamiento a la COVID-19, y mencionó a los más de 240 millones de personas de la región que aún no han recibido una dosis de vacunas contra la enfermedad.

Finalmente, el Presidente boliviano reiteró el compromiso de su país para seguir consolidando la unidad y las acciones emancipadoras en beneficio de toda la Alianza del ALBA-TCP.

Durante la histórica jornada de este viernes, en el Palacio de la Revolución, el ministro de Salud de Granada, Nicholas Steele, agradeció a Cuba por enviar técnicos, médicos y enfermeras a su país para combatir la pandemia de la COVID-19 en medio de una situación compleja. “Fueron Cuba y Venezuela los primeros en ayudar a nuestro pueblo”, destacó.

Por su parte, Sydney Osborne, embajador ante la OECO, CARICOM y el ALBA de San Cristóbal y Nieves, condicionó la participación de su país en la Cumbre de las Américas a la asistencia de todas las naciones, sin exclusión.

De forma virtual intervino también el Comandante Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, quien aseveró que “el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es terrorista y lleva más de sesenta años. El imperialismo no ha cambiado; su esencia sigue ahí”.

Ortega calificó al ALBA como un proyecto noble y muy humano para ayudar a las naciones empobrecidas, porque siempre ha defendido la unidad en medio de la diversidad, que ha sido también el espíritu de la CELAC.

“Nos sentimos llenos de nuevas energías y fortalezas. La razón vencerá a la fuerza”, concluyó.

Foto: Estudios Revolución

Declaración Final

Bajo el título: “ALBA-TCP repudia las exclusiones y tratos discriminatorios en la denominada Cumbre de las Américas en Los Ángeles”, los participantes en la vigésimo primera cita de La Habana, aprobaron una Declaración Final que ratifica las esencias y compromisos con los pueblos, respalda los principios de igualdad, la no injerencia en los asuntos internos de las naciones y promueve el respeto a la soberanía.

El texto de la declaración, leída por Sacha Llorenti, secretario ejecutivo del ALBA-TCP, reitera también el compromiso con el fortalecimiento del bloque como instrumento de unión entre los pueblos, sustentado en los principios de solidaridad, justicia social, cooperación y complementariedad económica, con la genuina integración regional liderada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El cuerpo de la declaración establece el respaldo de los países de Nuestra América de materializar un cambio en las relaciones hemisféricas, con base en el respeto al Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

El documento denuncia las pretensiones de dominación imperialista sobre los pueblos de América Latina y el Caribe para mantener divida la región, en función de sus intereses hegemónicos.

Asume que la presencia en la cita de las Américas debe ser en igualdad de condiciones, por lo tanto rechaza la exclusión arbitraria, ideológica y políticamente motivada de varios de nuestros países de la denominada Cumbre de las Américas, que se efectuará en Los Ángeles, el próximo mes de junio.

De manera explícita, la Declaración Final rechaza la imposición de todo tipo de medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela y Nicaragua, y especialmente condena el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, que viola los postulados del Derecho Internacional.

Fuente: Presidencia y Gobierno de la República de Cuba

Etiquetas: