Hemos iniciado nuestro Congreso Nacional con un nuevo ciclo de lucha en marcha

Entre el jueves y el viernes, llevaremos a cabo nuestro 10 Congreso Nacional en la sala Halle D ‘Iraty de Miarritze, bajo el lema «Bagara Bagoaz». Con la participación de 500 representantes, aprobaremos las líneas de trabajo para los próximos 5 años y elegiremos una nueva dirección.

La secretaria general, Garbiñe Aranburu, y la portavoz de Ipar Euskal Herria, Argitxu Dufau, han comparecido para explicar los pormenores del Congreso Nacional.

Dufau ha dado a conocer el programa del día. De este modo, ha explicado que LAB ha hecho referencia a las luchas sindicales abiertas en el acto de inicio. Varios han sido los invitados e invitadas llegadas desde el ámbito internacional y desde Euskal Herria, como partidos políticos, sindicatos y representantes de movimientos populares. En cuanto a las delegaciones internacionales, en el congreso están participando 48 representantes de 31 sindicatos de 28 países de 4 continentes. Y el miércoles, 15 de junio, se realizó en Hendaia la Conferencia Internacional con el título «Los retos del sindicalismo clase en la actual fase capitalista».

Como primer ejercicio del congreso, la secretaria general, Garbiñe Aranburu, ha presentado el informe de gestión, que recoge el trabajo realizado durante los últimos cinco años. Se ha aprobado con un apoyo del 99,13%.

Posteriormente, los y las congresistas iniciaron el debate de las 203 enmiendas que se han presentado. De estas, 102 han sido aprobadas directamente, 115 acordadas, 47 suspendidas y 19 inadmitidas, sólo el 6,7% de los presentados.

La secretaria general, Garbiñe Aranburu, ha destacado la importancia del proceso previo al congreso: «El procedimiento no ha sido el habitual. Hicimos un ejercicio de escucha con la militancia del que extrajimos las tesis principales». A partir de este pretrabajo se ha redactado la ponencia «con el objetivo de tener un sindicato más participativo. Más que un sindicato que se construye de arriba abajo, uno que se construye en círculo. La aportaciones de y todas todos tiene su valor y su importancia y quienes tenemos responsabilidades de dirección las tenemos en cuenta a todas», ha destacado Aranburu.

Como ejemplo, ha citado las autocorrecciones que ha presentado el Comité Nacional, las aportaciones y reflexiones que se han tenido en cuenta en las asambleas comarcales y las autocorrecciones que quedarán recogidas en las ponencias. En primer lugar, la realizada sobre la precariedad juvenil, que refuerza la voluntad de LAB de revertir la situación de la juventud. En segundo lugar, la relativo a la participación institucional, ampliando la lectura que hace LAB de la participación no normalizada para reforzar la interpelación y la crítica política institucional. Y en tercer lugar, la Asamblea Nacional, como máximo órgano de dirección entre congresos, fijando los criterios para su composición.

Aunque el proceso previo haya sido diferente, ha habido margen para realizar enmiendas. «El alto número de enmiendas recibidas y las pocas que han quedado sin aprobar ponen de manifiesto diversos elementos», que ha enumerado Aranburu. En primer lugar, el alto grado de acuerdo con la línea sociopolítica a desarrollar por LAB en los próximos años y con las principales tesis que se plantean. En segundo lugar, que «somos un sindicato vivo, con gente militante y que para la comunidad de LAB el congreso no es un mero trámite». Y en tercer lugar, que «la voluntad y capacidad de la dirección para llegar a consensos es muy grande».

El informe de gestión que recoge el balance del trabajo en los últimos cinco años ha tenido una amplia aceptación. En palabras de la secretaria general,»esto indica que las decisiones que tomamos en su momento fueron las adecuadas y que la mayoría de las decisiones que tomamos se han llevado a la práctica».

Hemos aportado renovación

Desde el congreso de hace cinco años, LAB ha renovado al sindicalismo. «Fuimos los primeros en traer al sindicalismo el choque entre capitalismo y vida en nuestro entorno inmediato. Esta redefinición en las formas de pensar y actuar supuso todo un cambio de paradigma», ha afirmado la máxima responsable de LAB.

«Hemos dado grandes pasos para llevar el sindicalismo feminista a la práctica. Vamos a dar nuevos pasos para luchar ante las situaciones de explotación de las y los trabajadores migrantes y racializados y convertirnos en un sindicato antiracista. En definitiva, lo que buscamos es que el sindicato sea un instrumento eficaz para todos los colectivos de trabajadores y trabajadoras», puntualiza.

Según LAB, es la vida es lo que hay que poner en el centro. Las y los trabajadores necesitamos cambios radicales, tenemos que luchar por esos cambios, y los tenemos que hacer posibles aquí, en Euskal Herria.

La puesta en marcha de un nuevo ciclo de movilizaciones ha sido la prioridad del sindicato en estos últimos meses y «podemos decir que hemos llegado al Congreso Nacional con este objetivo cumplido», según Aranburu. «En el último curso ha habido más de 100 huelgas en diferentes sectores o empresas. A través de la lucha hemos conseguido limitar la destrucción de empleo y mejorar las condiciones salariales y laborales de las y los trabajadores en infinidad de ámbitos».

«Este Congreso Nacional va a ser un punto y seguido. Profundizaremos en las innovaciones que trajo el anterior y tomaremos nuevas decisiones en esa dirección”, ha concluido su intervención la secretaria general de LAB.

Fuente: LAB SINDIKATUA

Etiquetas: