Martes, 24. Abril 2018

La decisión inaceptable del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) del 22 de febrero 2018 que allana el camino para que las empresas despidan “legalmente” a trabajadoras embarazadas, confirma la cara espantosa de la política antiobrera de la UE y la gran hipocresía de la alianza depredadora que se presenta como supuestoprotector de los derechos sociales, de la maternidad y de las personas más vulnerables.

 

En respuesta a la petición de un tribunal español, el TJUE consideró “legal” el despido de una mujer embarazada de una empresa española en 2013, en el marco de los despidos colectivos realizados por el empleador. Mientras tanto, en base al razonamiento provocativo de que se permite el despido de una trabajadora embarazada si la razón del despido no es el embarazo en sí, el TJUE abre el camino para un lanzamiento generalizado de despidos de las mujeres embarazadas, algo que ya están promoviendo las grandes empresas.

KKE: El último rastro de protección a la maternidad ha sido formalmente abolido

La decisión inaceptable del TJUE suscitó la reacción inmediata de la Delegación del KKE en el Parlamento Europeo. El eurodiputado del KKE, Sotiris Zarianopoulos, en su Pregunta a la Comisión Europea condenó la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que permite el despido de mujeres embarazadas en el marco de despidos colectivos utilizando la legislación antiobrera de la UE y de sus gobiernos.

En detalle, el eurodiputado del KKE en la Pregunta subraya lo siguiente:

El Tribunal de Justicia de la UE mediante su decisión proporciona a las empresas la libertad de despedir incluso a las mujeres embarazadas en el marco de los despidos colectivos.

Esta es otra decisión provocadora por el Tribunal y las instituciones de la UE que va más allá de todo límite de barbarie social.

La razón principal de las llamadas re-estructuraciones de personal en las empresas es lograr el mayor beneficio mediante el recorte salarial, el deterioro de las relaciones laborales y los despidos.

Es una provocación laengañosa “justificación” de que se permite el despido de una mujer embarazada siempre y cuando el motivo del despido no es el embarazo y la maternidad. De hecho se consideran como un “coste injustificado”para la empresa y conducen ya al despido de miles de mujeres embarazadas ocon hijos que se aumentarántras dicha decisión que  tambiénformalmenteel último rastro de protección a la maternidad.

Tales decisiones monstruosas se basan en la legislación antilaboral de los gobiernos de los Estados miembros y de las instituciones de la UE (Comisión Europea, Parlamento Europeo) que sirven los intereses del capital.

Se pregunta a la Comisión: ¿Cuál es su posición respecto a esta decisión inaceptable del Tribunal de Justicia que es un ejemplo de la barbarie antiobrera, que confirma que ésta es la principal característica de la Unión Europea?”

 

Source:

KKE via Solidnet

 

Real time web analytics, Heat map tracking
Ähnliche Beiträge

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.