Sábado, 15. Diciembre 2018

Los que prendieron fuego en los Balcanes -OTAN,EE.UU,UE-no quieren dar una solución en beneficio de los pueblos

El KKE llama al pueblo griego, que está razonablemente preocupado por los acontecimientos con respecto a la ARYM, a ver la esencia del problema, el "bosque", no el "árbol". Le llama a superar la desorientación y las falsas líneas divisorias, cultivadas tanto por el gobierno como por las fuerzas que apuestan al nacionalismo y al irredentismo.

Ambas partes, independientemente de su posicionamiento, resaltan el nombre como asunto principal y ocultan el escenario peligroso que se está montando. Esconden su acuerdo con el "paraguas" de la OTAN, bajo el cual se desarrollan las negociaciones que tienen como fin la entrada del país vecino en la OTAN.

 

Los acontecimientos no tienen que ver solamente con las relaciones entre Grecia y ARYM. Forman parte de los planes generales promovidos por la OTAN, EE.UU., la UE, con el fin de fortalecer su presencia económica, política y militar en el oeste de los Balcanes y la región más amplia.

Con el fin de fortalecerse del antagonismo feroz con otras potencias, como Rusia y China, centrándose en el control de los recursos energéticos y de las rutas, de las cuotas de mercado.

Por eso se preocupan tanto los dirigentes de la OTAN, el gobierno griego y el gobierno de la ARYM. Por eso que la Cumbre de la OTAN en julio se ha establecido como plazo para llegar a un acuerdo.

Los acontecimientos presagian nuevos sufrimientos para los pueblos

El hecho de que la entrada de estos países en la OTAN y en la UE asegurará la paz y la estabilidad, y que impedirá peligros contra nuestro país, es un engaño que carece de base histórica.

No debemos olvidar que las fuerzas de la OTAN:

  • Jugaron un papel principal en la desintegración de la Yugoslavia unificada y en la creación de este problema.
  • Reformularon los mapas de los Balcanes, crearon Estados-protectorados para promover sus intereses.
  • Utilizan cuestiones de minorías existentes o inexistentes, incitan el nacionalismo y el irredentismo para dividir a los pueblos.

Las relaciones greco-turcas demuestran que la participación en la OTAN no asegura la paz ni la integridad territorial; al contrario es un factor de agudización de los problemas, de cuestionamiento de los derechos soberanos.

El propio curso de los países de los Balcanes hacia la OTAN y la UE coexiste con las disputas fronterizas, con violaciones de los derechos soberanos, con la agitación incluso de asuntos de minorías inexistentes.

Incluso si llegan a un compromiso, es seguro que éste será frágil, que cuando cambie la correlación de fuerzas, se buscarán nuevos acuerdos y equilibrios geopolíticos, ya sea por la guerra o con la pistola en la cabeza de los pueblos.

La disputa sobre el nombre oculta los planes imperialistas, los verdaderos problemas

Desde 1992, cuando se planteó la cuestión del nombre del estado vecino, después de la disolución de la antigua Yugoslavia unida, el KKE tuvo una posición de principios con el fin de promover la amistad entre los pueblos, contra los planes de los imperialistas y el cambio de fronteras en la región.

Se opuso a la corriente nacionalista dominante fomentada por todos los demás partidos.

Entre estos partidos estaba el partido de Synaspismos (luego SYRIZA), que junto con la ND y el PASOK, firmaba los comunicados conjuntos y atacaba el KKE, alimentando la histeria anticomunista.

El KKE basa sus posiciones sobre el hecho indiscutible de que Macedonia es una región geográfica muy grande, compartida por cuatro países balcánicos, en base al Tratado de Bucarest, firmado por Venizelos en 1913. Entonces recibieron:Grecia el 51%, Serbia el 39% (ARYM), Bulgaria el 9,5% y Albania el 0,5%.

Cuestionando esta realidad a través de la consigna "Macedonia es solo griega", refiriéndose a toda la región geográfica de Macedonia, abre el odre de Eolo. Está alimentando el nacionalismo y el irredentismo. Impulsa a aquellos que buscan revisar los Tratados Internacionales, como es la clase dominante de Turquía, cuestionando el Tratado de Lausana. Esto encenderá la mecha al barril de pólvora de los Balcanes.

El KKE considera que lo más importante es asegurar relaciones de cooperación pacífica, salvaguardar la inviolabilidad de las fronteras de los dos países, que cambie la Constitución del país vecino, que se evite toda propaganda de irredentismo.

Solo de esta manera se puede cancelar toda la base que respalda la teoría anti-histórica de una "nación macedonia".Solo de esta manera se puede asegurar la definición exclusivamente geográfica, si, al final, el nombre del país vecino incluirá el término "Macedonia" o cualquier derivado de ello.

El gobierno de SYRIZA-ANEL ha asumido el papel del abanderado de la OTAN

El gobierno, a través de la llamada política de "fortalecimiento geo-estratégico" promueve la participación del capital griego en el saqueo que se lleva a cabo en la región. Es la otra cara de la política antipopular.

La burguesía griega espera fortalecer sus posicione en los Balcanes, ganar nuevas posiciones en sectores que prioriza, aprovechando de la entrada de estos países en la UE y la OTAN.

Es por eso que acude con disposición para resolver cuestiones en nombre del capital, independientemente de si esto deja la puerta abierta a grandes peligros para el pueblo griego y los demás pueblos de la región.

No al veneno del patrioterismo y al cosmopolitismo del capital

El KKE llama al pueblo a aislar a las fuerzas nacionalistas y fascistas que están aprovechando de su preocupación justificada para inyectar el veneno del nacionalismo y del patrioterismo. Entre ellas, el Amanecer Dorado criminal, el descendiente político del nazismo que durante el período de su dominio la Macedonia griega estuvo bajo la ocupación búlgara.

La ND y los demás partidos tienen graves responsabilidades porque con su postura están pescando en el río revuelto del nacionalismo, están absolviendo a tales fuerzas. Al mismo tiempo, le dan al gobierno la oportunidad de presentar los nuevos planes euro-atlánticos peligrosos bajo el manto de la "progresividad".

Los pueblos pueden caminar su propio camino prometedor

La lucha común y la solidaridad son sus armas contra los planes del capital y de los imperialistas.

Los acontecimientos requieren vigilancia, intensificación de la lucha obrera y popular y de la solidaridad internacionalista, contra las intervenciones y las guerras imperialistas. Esta lucha está inextricablemente ligada con la lucha por los problemas populares contemporáneos. Está ligada con la lucha contra todas las alianzas imperialistas, como la OTAN, la UE, contra el sistema de explotación y el poder del capital".

Source:

KKE via Solidnet

 

Real time web analytics, Heat map tracking

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.