La ministra de Defensa del Gobierno en funciones del PSOE ha firmado un acuerdo para implicar a España en el proyecto “Futuro Sistema de Combate Aéreo” iniciado por Francia y Alemania para sustituir sus aviones de guerra en las próximas dos décadas con un coste estimado de más 150 mil millones de euros, lo que en palabras de su homóloga francesa es “un gran patrimonio para afrontar la lucha de poderes en la segunda mitad del siglo XXI”, es decir, para las confrontaciones imperialistas en desarrollo y que ya hoy suponen un peligro de guerra generalizada.

De esta forma, España sigue tomando más y más protagonismo en la carrera armamentística y en los planes de guerra imperialista encabezados por EEUU, Alemania y Francia que pasan por la creación del Ejército de la Unión Europea, por el aumento de la presencia del ejército de EEUU en Europa y del presupuesto militar hasta el 2% del PIB impuesto por el gobierno de Trump.

Esta carrera armamentística desatada entre los diversos polos imperialistas responde a esa “lucha de poderes”, por el control de los recursos energéticos y de sus rutas y mercados y en este caso a la confrontación con Rusia y China.

Los planes imperialistas siguen adelante, cuando asistimos a un agravamiento de la situación en Oriente Medio como lo demuestran los ataques contra barcos petroleros en el Golfo de Ormuz, en el marco de la abierta agresión de EEUU, la UE y sus aliados contra Irán y el aumento de la presencia de tropas de EEUU en la zona y del armamento de sus aliados en la región, señaladamente el régimen de ArabIa Saudí.

Ante esta situación el PCE:

Exige la retirada de España de estos planes de guerra imperialista que solo sirven a los intereses de los grandes monopolios privados de la energía y de la industria armamentística, así como la salida de la OTAN y la expulsión del Ejercito de EEUU: OTAN no, bases fuera.

Reclama la desmilitarización de la seguridad para dedicar todos los esfuerzos a resolver el hambre, la desnutrición, la enfermedad y la desigualdad en los países empobrecidos y el creciente empobrecimiento y desprotección social de la clase trabajadora en el marco de la UE.

Llama al cumplimiento estricto de la Carta de las Naciones Unidas para la resolución pacífica de los conflicto por la vía de la diplomacia para preservar la paz y denuncia la vía de la militarización emprendida por la UE del capital y los monopolios que acrecienta el peligro de guerra.

Reitera la necesidad de alcanzar un Tratado Internacional para la prohibición y destrucción ecológica de todo el arsenal mundial de armas de destrucción masiva (ABQ).

Fuente:

PCE – Partido Comunista de España