Imprimir
Perú

Para el Perú llueve sobre mojado. A las graves consecuencias de la pandemia, desempleo, hambre, corrupción y criminalidad incontrolables, se suma hoy un nuevo episodio de la crisis política que sume al país en mayor inestabilidad, ingobernabilidad e incertidumbre.

En lugar de enfrentar los grandes problemas que afectan al país y la inmensa mayoría de habitantes, lo que tenemos es la política de las pirañas, los trapicheos, la visión menuda, el toma y daca entre personajes y grupos que defienden interese subalternos asociados a los grupos de poder y a la corrupción.

Son los efectos de la descomposición que produce el modelo neoliberal en las instituciones del Estado, de los partidos políticos, en el seno de los sectores empresariales, en la sociedad construida bajo sus parámetros. Tres décadas de imposición de este modelo amparado por la Constitución fujimorista han conducido al país al atolladero en que hoy se encuentra.

La vacancia o no vacancia del presidente Vizcarra no resolverá el problema; tampoco es la disyuntiva en que se debe colocar a los peruanos. Se debe investigar las acusaciones que pesan sobre el Sr. Vizcarra y también la de los parlamentarios que tienen serias denuncias de manejos delictivos o aprovechan su condición para defender intereses particulares. Pero la verdadera cuestión a resolver es si continuamos soportando esta crisis en la que la peor parte la llevan las mayorías populares o bien nos atrevemos a cerrar este ciclo de oprobio y abrir un nuevo rumbo al país. El pueblo exige salud, trabajo, pan, educación honestidad y no los nauseabundos espectáculos que nos ofrece a diario la politiquería de las decadentes clases dominantes.

No podemos esperar la solución de quienes son los causantes del problema. Una nueva Constitución para una nueva república, gobierno democrático, patriótico, descentralista, de regeneración moral, constituyen las grandes banderas del presente, alrededor de las cuales se debe forjar la más amplia unidad de los sectores de izquierda, democráticos, patrióticos y descentralistas. ¡Fuera todos los incapaces y corruptos, fuera los explotadores y vendepatria, cerrarle el paso al golpismo parlamentario y cualquier salida autoritaria con que se pretende resolver la crisis a favor de las clases dominantes! Solo en el pueblo peruano, consciente y organizado, están las verdaderas fuerzas para cambiar el destino del país.

¡OTRO PAÍS ES POSIBLE, JUNTOS PODEMOS LOGRARLO!

Lima, 11 de setiembre del 2020

Buró Político del Comité Central

Fuente:

Partido Comunista del Perú - Patria Roja

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.