07 | 04 | 2020
El líder independentista puertorriqueño, Oscar López Rivera, narró la historia de lucha antiimperialista que vive Puerto Rico desde la llegada del gobierno estadounidense a la isla, en el programa Dossier, conducido por Walter Martínez.

Durante la emisión especial del programa que transmite Venezolana de Televisión (VTV), el luchador social puntualizó que el Gobierno de Estados Unidos inició una persecución contra los movimientos independentistas en Puerto Rico.

“El gobierno estadounidense llegó a Puerto Rico desde 1898, ocupando militarmente el territorio, y desde que llegó criminalizó todo movimiento independentista, y poco a poco esa criminalización ha continuado. Y hubo una élite de puertorriqueños que se prestaron para ayudar al gobierno estadounidense a administrar la colonia”, indicó.

Asimismo, señaló que desde 1898 hasta el presente, el mismo pequeño grupo de puertorriqueños existe, se beneficia y se identifica más con el Gobierno de Estados Unidos que con su Patria.

“Esa élite ha colaborado muchísimo con el gobierno estadounidense para criminalizar el independentismo. En Puerto Rico llegó un momento donde ondear la bandera puertorriqueña era un crimen, si un profesor o un maestro era independentista y hablaba de ello podía perder su trabajo. Se convirtió en un sitio donde hablar de independencia era un crimen”, aseguró.

Por otra parte informó que él se identificó como independentista en 1967, cuando empezó a visualizar los crímenes de Estados Unidos contra otras naciones como Vietnam.

“Me vi en la necesidad, no solo de analizar lo que había sucedido en Vietnam, sino también a adquirir conocimiento de mi propia Patria. Da la casualidad que un señor nacionalista un día nos invitó a mí y un grupo de jóvenes a oír unas grabaciones que él tenía de nacionalistas; llegamos, nos sentamos y escuchamos, y de repente sale una voz femenina y dice: “Yo no vine a Washington a matar a nadie, vine a Washington a dar mi vida por Puerto Rico”, esa señora se llamaba Lolita Lebrón, y al oír su voz sentí yo un dolor y una inspiración. ¿Si ella estaba dispuesta a dar su vida por Puerto Rico, por qué yo no podía hacer lo mismo o por qué yo no podía luchar para su excarcelación?”, comentó.

Manifestó que desde ese momento inició su lucha por sus compatriotas y por su Patria, pero no fue sino hasta en 1979 cuando el presidente Jimmy Carter le dio libertad incondicional a Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Irving Flores, Andrés Figueroa Cordero y a Oscar Collazo López, logrando la lucha a favor de su excarcelación.

En otro orden, el líder puertorriqueño detalló las condiciones en las que vivió su encarcelamiento en la prisión estadounidense.

“Yo estuve 35 años, 11 meses y 2 semanas preso. Estuve 12 años y 4 meses en solitario, nunca tuve acceso a mi familia, me visitaban pero nos veíamos a través de un cristal, me daban dos llamadas telefónicas al mes, de 15 minutos cada una. Nunca tenía contacto directo con mi familia”, explicó.

Al mismo tiempo, calificó como inhumano el sistema carcelario estadounidense, como deshumanizante.

“Es un sistema bien deshumanizante, porque lo que sentía era como una privación sensorial, yo estaba en una celda monocromática, salía de esa celda 1 hora 15 minutos, y una vez a la semana me permitían 2 horas de sol en el patio”, recordó.

 

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.