07 | 12 | 2019

Centenares de funcionarios, gremios y organizaciones de usuarios de la salud pública se congregaron en el centro de la capital y en las principales ciudades del país, para marchar este hasta el Minsal y manifestar su rechazo al actual modelo de prestaciones médicas, así como a las reformas del sector que busca implementar el gobierno de Sebastián Piñera. En esta movilización social que se replicó en gran parte del territorio nacional, los manifestantes exigieron –entre otros puntos- una reforma constitucional que asegure la protección efectiva al derecho a la salud, el fin de todo intento de privatización en el sector y una política de educación y salud con enfoque de género.

En primer término, la presidenta de la Confederación Nacional de la Salud Municipal Gabriela Flores explicó los motivos de esta fuerte expresión de unidad gremial, insistiendo en la necesidad de frenar esta arremetida privatizadora que pretende imponer el gobierno, mediante la intervención de Fonasa y la entrega de recursos públicos a los prestadores privados de la Salud.

Por su parte, la presidenta de la mesa de Salud de la CUT Karen Palma cuestionó que fuerzas policiales impidieran el ingreso de los manifestantes a la Plaza de la Constitución, señalando que es un reflejo de la falta de diálogo y el autoritarismo que ha impuesto sistemáticamente este gobierno.

Margarita Araya, vicepresidenta de la Confederación Democrática de Profesionales de la Salud advirtió que no permitirán como organización que se siga desmantelando la salud pública, mientras se culpa a los funcionarios por la escasez de recursos en la atención, al mismo tiempo en que las autoridades siguen pretendiendo enriquecer a los grandes empresarios.

Del mismo modo, la presidenta de los Consejos de Usuarios de la Salud Pública de Chile Rosa Vergara, insistió en que ya no es hora de diagnósticos, sino de entrar a la acción y terminar con las listas de espera en hospitales y consultorios, sobre todo hoy, ante el temor fundado que este gobierno-tal como ocurrió en su anterior gestión, las elimine de forma irregular.

La presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores Bárbara Figueroa celebró las demandas del sector de la Salud pública, enfatizando que el Estado debe ser un garante de derechos tan básicos como son la salud digna para la población, siendo la calle el sitio idóneo para reivindicar este tipo de requerimientos, cuando la autoridad es incapaz de cumplirlos como ocurre actualmente en Chile.

Carolina Espinoza, dirigente de Confusam y vocera de NO+AFP, expresó que la lucha dada por los gremios de la salud, es un claro ejemplo respecto a que los movimientos sociales aglutinados y fuertes, pueden ser capaces de cambiar un modelo económico y social que históricamente agobia a los más vulnerables de la población.

El encargado de la Secretaría de Salud y Seguridad en el Trabajo de la CUT Horacio Fuentes, denunció un abandono por parte de este gobierno de la Salud ocupacional, lo cual ha derivado en que día a día siguen muriendo trabajadores por causas de accidentes laborales y enfermedades profesionales.

“La salud está enferma”, así lo sentenció el dirigente de la Fenats nacional Oscar Riveros, agregando que dicha condición se agudizará mientras las autoridades no entiendan que aquí está en juego un derecho constitucional, que se ve afectado por la falta de recursos.

Los distintos gremios de funcionarios y usuarios de la salud, en compañía de otras organizaciones sociales se trasladaron hasta dependencias del Minsal para entregar una carta en donde entre otras peticiones, solicitan un aumento del producto interno bruto para salud, aborto libre seguro legal y gratuito, el rechazo al tratado TPP11, renacionalización de los recursos naturales, NO+AFP, y una alianza estratégica entre los trabajadores de la salud y la comunidad.

Fuente:

Radio Nuevo Mundo

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.