Imprimir
Categoría: Nicaragua

El representante del Gobierno de Nicaragua ante el OEA, reiteró este viernes que una minoría de la derecha en EEUU promueve y financia la desestabilización en Nicaragua y que la CIDH es un arma del golpismo.

Luis Alvarado, representante de la OEA reiteró que Nicaragua es amante de la paz y de la seguridad internacional, del respeto a la igual soberana de los pueblos y la no injerencia extranjera.

El diplomático recordó que en los últimos años el gobierno logró reducir la pobreza y logró un mantenido crecimiento económico.

Alvarado criticó el informe parcializado de una instancia de la OEA, sobre la investigación realizada sobre el intento de golpe de Estado en Nicaragua.

Discurso de Luis Alvarado, representante de Nicaragua ante Consejo Permanente de la OEA.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de la república de Nicaragua, desde sus inicios se ha caracterizado por ser un país amante de la paz y la seguridad internacional, del respeto a la igualdad soberana de los estados, del derecho a la autodeterminación sin injerencias externas de ninguna naturaleza.

Ha sido promotor del desarrollo y crecimiento económico del país, luchando contra el enemigo común de los pueblos de las américas, como lo es la pobreza y exclusión social.

A como lo establece la declaración universal de derechos humanos, solo puede realizarse el ideal del ser humano si está libre y exento de la miseria.

Es por ello que Nicaragua en el campo económico y social redujo la pobreza en 3 cuartas partes, teniendo un 5,2% como promedio de crecimiento económico durante varios años, duplicando su PIB al punto de convertirse en la tercera economía de más rápido crecimiento en América Latina, y con una inversión turística en pleno crecimiento.

A través del Programa Nacional de Desarrollo Humano, 2018-2021, se logra armonizar la gestión pública, logrando importantes avances concretos en el campo de la salud, la educación, la equidad de género, y la lucha contra la pobreza y el hambre, mereciendo el reconocimiento mundial a través de organismos internacionales que certificaron el buen desempeño del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

Como ejemplo, el Foro Económico Mundial, reconoció  en febrero del 2018, que Nicaragua ocupaba el sexto lugar a nivel internacional en equidad de género, así mismo, calificadoras de riesgo crediticio Moodys y Fitch Rating, reconocieron el excelente desempeño económico de Nicaragua.

En tanto el Banco Mundial señalaba un crecimiento de 4.7% y 4.5% en 2016 y 2017 respectivamente y se proyectaba para el 2018 un crecimiento económico de 4.4%, ubicándola en el segundo lugar entre los países de Centroamérica, con un portafolio muy favorable para la inversión extranjera y el desarrollo del comercio.

Igualmente el Fondo Monetario Internacional en su informe conclusivo sobre el estado de la economía en Nicaragua indicaba que el desempeño y las perspectivas para el 2018 eran favorables, y se proyectaba junto con el Banco Mundial, un crecimiento del 4.5% durante el 2017 y del 4.3% para el 2018, colocando a Nicaragua entre los primeros países de Latinoamérica.

Asimismo hemos venido trabajando arduamente en la promoción, defensa y respeto de los derechos humanos de todos los nicaragüenses, tal es así que en materia de seguridad ciudadana, Nicaragua ha contado con una imagen positiva en el ámbito internacional al ser calificado como el segundo país más seguro de América Latina y el más seguro de la región centroamericana.

Todo lo anterior sin contar con los grandes logros en los otros campos como el de la seguridad ciudadana y las estrategias de muro de contención en contra de la narcoactividad y el crimen organizado transnacional entre muchos otros logros.

Nos preguntamos entonces ¿Por qué se agrede a Nicaragua, y se obsesionan algunos países y ONG’s en contra de nuestro país, que está trabajando para lograr cómo sacar a su población de la pobreza? ¿Por qué se ataca y desestabiliza este hermoso anhelo de los pueblos de las américas, y del pueblo de Nicaragua?

Hemos visto que durante los últimos 11 años, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y sus dirigentes han sido atacados y desprestigiados en los medios de prensa nacionales e internacionales, por cualquier pretexto, basta leer en esos medios, las páginas amarillistas y tergiversadoras de la realidad de lo que acontece en Nicaragua.

Queremos denunciar alto y claro que un sector minoritario de la derecha de los EEUU ha sido la promotora y financiadora de la desestabilización y el intento de golpe de estado sobre Nicaragua, y es la promotora de leyes injerencistas en el congreso norteamericano pendientes a empobrecer y boicotear la economía de Nicaragua.

En contubernio con grupos terroristas que a partir del 18 de abril, con armas de todo tipo y calibre, bajo el disfraz de manifestantes pacíficos, pero con odio en el corazón y armas en las manos, intentaron un golpe de estado, asesinando a 198 personas, incluyendo a 22 oficiales de la Policía Nacional, secuestrando y torturando a ciudadanos nicaragüenses.

Incendiando y destruyendo la propiedad pública y privada, atentando contra el derecho constitucional a la libre circulación de las personas nacionales y extranjeras en el territorio nacional, creando una situación de caos, inestabilidad social, económica y política, atentando y violentando la seguridad ciudadana, la vida, la integridad física y psíquica de las personas, la paz y la tranquilidad de las familias, y el normal funcionamiento.

En el informe que la CIDH presentaba esta mañana, ha distorsionado su papel subsidiario al promover la observancia de los derechos humanos  y pretende constituirse en un tribunal de alzada y como si fuera poco, funciona como una ONG más al servicio de los grupos que promueven e intentan generar un golpe de estado al gobierno nicaragüense, ello explica la naturaleza agresiva y visceral de sus pronunciamientos que no son más que la reproducción del discurso de los grupos opositores radicales pro golpe de estado en Nicaragua, y el descarado acompañamiento que realizan a todos los mítines de los opositores golpistas en este país.

Por el contrario alientan la persistencia de un ambiente de esta naturaleza, que justifica el millonario financiamiento que reciben de Estados Unidos, convirtiéndose la desestabilización de Nicaragua en un jugoso negocio.

La CIDH se encuentra en una nueva etapa de agresión en contra del pueblo de Nicaragua, y se ha prestado a ser instrumentada como arma del golpismo, ello implica la insistencia del vicepresidente (Mike) Pence, de que permitiéramos el ingreso al país de su aparato de propaganda, al que accedimos de buena fe a invitarlos, en su momento, creyendo en las buenas intenciones del gobierno norteamericano, y estos son los resultados.

No tenemos en la OEA organismos neutrales de derechos humanos, por el contrario tenemos informes subjetivos, parcializados y con un doble rasero, de igual manera, el Gobierno de Nicaragua no reconoce la existencia del grupo de trabajo del Consejo Permanente y por ende, no le otorga ninguna validez al informe brindado por esa agrupación.

Invitamos a los países hermanos de la región a que afiancemos nuestras relaciones bilaterales y no nos prestemos a ser un factor de desunión y desintegración de los estados de nuestra américa, sino que seamos agentes de la unidad latinoamericana que soñó Bolívar, Sandino, y muchos otros ilustres próceres de la región.

Hacemos un respetuoso llamado a los estados miembros de esta organización a desasociarse de las acciones desestabilizadoras y golpistas que promueven los sectores ultraderechistas de los Estados Unidos en contra de nuestro país, y les exhortamos respetuosamente a que  cesen sus acciones injerencistas y hostiles en contra de Nicaragua, país que sostiene relaciones normales con todos ustedes.

Queremos dejar en claro que no permitiremos que se arrebate la paz y la seguridad del pueblo de Nicaragua, que quede bien claro, que clama justicia para las víctimas del terrorismo, no permitiremos que se siga torturando a nuestra población, y amedrentando a la población civil nicaragüense, y se harán respetar las leyes del país al igual que sucede en cada uno de los países del hemisferio al que ustedes pertenecen.

Invitamos de manera fraterna a todos los hermanos nicaragüenses, a que trabajemos juntos por la paz, la reconciliación, la hermandad y solidaridad que nos ha caracterizado como nación, a como decía el comandante Daniel Ortega, las puertas tienen que estar siempre abiertas, el único camino es la paz, la seguridad y la unidad. Muchas gracias.

Fuente: Radio La Primerisima

Fuente:

Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.