12 | 12 | 2019

Tribuna Popular.- El Partido Comunista de Venezuela (PCV) rechazó contundentemente la invasión de la que fue objeto la Embajada de Venezuela en Brasil, en la madrugada del 13 de noviembre, por parte de un grupúsculo de la ultraderecha venezolana con el abierto apoyo y beneplácito del Gobierno de Jair Bolsonaro.

El PCV resaltó el papel cumplido por el personal de la sede diplomática, quienes se mantuvieron firmes defendiendo la dignidad y soberanía en ese pedazo de territorio patrio. Asimismo, envió su saludo y gratitud a las organizaciones políticas y sociales de Brasil, en particular a los comunistas, que se pronunciaron de inmediato y se movilizaron a la sede de la Embajada rechazando la complicidad del Gobierno brasileiro.

Todas estas acciones permitieron derrotar la invasión a la Embajada y que los golpistas salieran corriendo como lo hicieron del Palacio de Miraflores el 13 de abril de 2002, por la puerta trasera.

El hijo del presidente de Brasil, Eduardo Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL) y presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Cámara de Diputados, cumplió un papel de primera línea en la agresión contra Venezuela, siendo uno de los principales voceros y difusores de las mentiras gestadas para pretender usurpar la representación diplomática nacional e instalar a los representantes de Juan Guaidó, quien durante cerca de un año se ha asumido como «presidente interino» para luchar por los intereses de EEUU y las transnacionales.

Los comunistas venezolanos denunciaron enérgicamente la actuación ilegal del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, el cual pretendió legitimar a quienes en Venezuela sólo son reconocidos por la Asamblea Nacional en desacato.

El PCV manifestó que estas acciones se producen en un momento en el que los sectores proimperialistas de la derecha en la región se sienten ilusoriamente embriagados por el golpe de Estado que consumaron en Bolivia, creyendo que les «llegó la hora» de derrocar el gobierno legítimo de Nicolás Maduro y retomar los privilegios de que gozaban a costa del hambre del pueblo.

En este contexto está convocada la gran marcha antifascista y antiimperialista, en Caracas, el próximo 16 de noviembre, a la que también está llamando el PCV, para reafirmar la solidaridad con el pueblo boliviano frente al golpe de Estado y las persecuciones antipopulares, y para demostrar que el pueblo venezolano y sus organizaciones revolucionarias están decididas a continuar defendiendo la autodeterminación y la opción por un desarrollo soberano.

Fuente:

Tribuna Popular

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.