La República Bolivariana de Venezuela y la Unión Europea acordaron este jueves mantener el marco de sus relaciones diplomáticas, tras una conversación telefónica entre el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, y el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, lo que deja sin efecto la expulsión de la embajadora del bloque acreditada en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa.

En declaraciones a la multiestatal Telesur, el ministro Arreaza señaló que la conversación fue “sincera, cordial y respetuosa”, permitiendo a Venezuela expresar su molestia ante la permanente insistencia de la UE de inmiscuirse en sus asuntos internos y que de ella derivó un comunicado conjunto entre la Cancillería bolivariana y el Servicio de Acción Exterior de la UE.

“Se impuso, como siempre ha sido, la línea de la Revolución Bolivariana del diálogo y el compromiso de elevar al más alto nivel, es decir, una comunicación permanente y constante con el alto representante Borrell y el Canciller para evitar tergiversaciones y que tenga siempre la versión del Gobierno Bolivariano, a fin de poder ir subsanando cualquier tipo de diferencia o ruido en la relación, e ir fomentando la cooperación entre Venezuela y la UE, que es estratégica”, aseguró el Ministro.

Indicó que Venezuela espera que el gesto de suspender la expulsión de la embajadora Brilhante Pedrosa, decisión tomada esta semana por el presidente Nicolás Maduro con base en la Convención de Viena, sea respondida con otro gesto positivo del bloque europeo.

“Esperamos que haya algún gesto (de la UE) que acompañe al que hemos hecho y nos permita mejorar la relación (…) Esperamos que haya siempre reflexión y rectificación del lado de la Unión Europea y que escuchen siempre la versión del Gobierno Bolivariano”, reiteró el canciller Arreaza.

El presidente Nicolás Maduro ordenó el lunes, 29 de junio, la expulsión de la diplomática europea en rechazo a la reciente decisión de la UE de sancionar ilegalmente a 11 ciudadanos que forman parte de las instituciones venezolanas, incluido el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Luis Parra.

El Gobierno Bolivariano de Venezuela y el bloque de integración europea han mantenido en los últimos meses tensas relaciones debido a la reincidente política injerencista de la UE sobre los asuntos internos de la nación suramericana, su manifiesto apoyo a las agresiones imperiales de Estados Unidos y el reconocimiento de más de 20 de sus Estados miembros a la presidencia ficticia del diputado Juan Guiadó.

Sobre este último asunto, el Canciller opinó, al ser interrogado por Telesur, que el comunicado conjunto es una señal clara en términos de reconocimiento diplomático del Gobierno de Nicolás Maduro, pero que, en todo caso y considerando el complejo mecanismo de toma de decisiones de la UE, el llamado “es siempre a la reflexión. En Venezuela hay un marco constitucional, hay un Presidente producto de una elección, hay unas instituciones y no puede ninguna institución de ninguna rama del poder público de otro país poder designar a un presidente en el país”.

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela