Juventud Comunista de Venezuela:

En Venezuela se agudiza cada vez más la crisis del sistema capitalista, producto del agotamiento del modelo de acumulación rentista dependiente venezolano, hoy acentuada drásticamente por la agresión multifacética del imperialismo estadounidense y sus aliados europeos. Por si ello no bastase, la agudización de dicho cuadro está atravesado también por la gestión de la crisis en favor del capital nacional y transnacional que encabeza el gobierno-PSUV en abierto pacto entre sus elites y las de la socialdemocracia liberal conservadora, donde las y los trabajadores de la ciudad y el campo, así como la juventud venezolana sufren las consecuencias del brutal ataque económico internacional por parte del imperialismo, la liberación y dolarización de la economía interna, el incremento de los monopolios y mafias del sector financiero, de la importación, la producción y la comercialización; todo lo cual afecta severamente al pueblo trabajador venezolano, descargando sobre sus hombros el peso de la crisis. A más de un año de estar el mundo agobiado por la pandemia de la COVID-19, las y los jóvenes en Venezuela se ven obligados a emprender distintas iniciativas para resistir ante la crisis, aportando su fuerza de trabajo en condiciones laborales altamente precarizadas, exponiendo la vida en el trabajo informal (único sector que se ha expandido constituyendo un mayor agravante de la crisis), muchas veces por no poder cumplir con las medidas sanitarias correspondientes para prevenir el coronavirus, o sin recibir ninguna reivindicación socioeconómica al respecto en sus respectivos centros de trabajo. En este marco en el que se intensifica la lucha de clases, los hijos e hijas del pueblo trabajador venezolano están siendo sobreexplotados, padeciendo el retroceso y la confiscación de conquistas en las principales áreas de interés de la juventud: trabajo, educación, deporte, cultura, recreación; debido a la situación de crisis y colapso generalizado, potenciado ahora por la pandemia. Las condiciones materiales de las y los jóvenes venezolanos han sido impactadas negativamente por la crisis capitalista, en ascendente e indetenible precarización desde el año 2016 en vista del incremento astronómico del costo de la vida, lo que ha afectado la prosecución y continuidad en los estudios formales desde entonces, sumado a la imposibilidad de percibir salarios dignos que permitan satisfacer las principales necesidades particulares y del hogar, producto del entreguismo, y el colaboracionismo entre patronos públicos y privados que ha dotado de un carácter regresivo y precarizador a las políticas salariales. Esto demuestra que la política…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Llamamiento a la juventud venezolana (Juventud Comunista de Venezuela)