Federación Sindical Mundial:

8 de marzo de 1857 – 8 de marzo de 2022: 165 años después Hace 165 años, cuando las trabajadoras de las fábricas textiles de Nueva York, el 8 de marzo de 1857, se pusieron en huelga y se manifestaron por “un trabajo de diez horas, salas de trabajo luminosas e higiénicas, salarios iguales a los de los trabajadores textiles y sastres masculinos”, seguramente no imaginaron que en 2022 se seguirían exigiendo todas estas reivindicaciones. Hace 165 años, seguro que no se imaginaban que en 2022, con tantos avances en la ciencia y la tecnología, en las condiciones de la llamada 4ª Revolución Industrial, el trabajo de las mujeres se reduciría a un trabajo flexible como si fuera caucho, con horarios divididos e irregulares, subempleo, e incluso trabajarían durante sus bajas por maternidad, gracias al teletrabajo y al desarrollo de las tecnologías de la información. Hace 165 años, las trabajadoras en huelga no podían imaginar que las niñas y los niños menores de edad seguirían siendo víctimas de acoso sexual, y que los cuadros responsables y los políticos se estremecían de horror ante las revelaciones del movimiento “me too”, mientras que a menudo se veían ellos mismos implicados en tales escándalos. Hace 165 años, estas trabajadoras que lucharon duramente contra las fuerzas policiales por una vida mejor para ellas y sus hijos, no podían imaginar que en 2022 una pandemia desenmascararía en todo el mundo este sistema socioeconómico llamado capitalismo, ya que la mercantilización de la sanidad dejó a todos los sistemas de salud pública sin suministros, sin personal, sin UCI, sin equipos, lo que provocó que millones de personas en todo el mundo murieran por una enfermedad que, en base a los avances de la medicina, podría haber sido tratada. Y ciertamente, hace 165 años, nadie habría imaginado que en 2022 la gente empezaría a temer la luz en lugar de la oscuridad, ya que el coste de la electricidad se determina ahora en la bolsa y ninguna casa popular puede permitirse el enorme aumento de su precio. También hace 165 años, las tejedoras neoyorquinas no podían imaginar que en el siglo XXI, tras dos sangrientas guerras mundiales que precedieron y costaron la vida a millones de personas y destruyeron medio planeta, los imperialistas de la tierra volverían a trazar las fronteras de los países para controlar sus recursos, asolando a los pueblos de cada lugar que invaden, dejando…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Anuncio de FSM sobre el Día de la Mujer Trabajadora (Federación Sindical Mundial)