La Federación Sindical Mundial honra el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial el 21 de marzo, que este año coincide con la guerra en Ucrania. Extendemos nuestra mano a todos los desarraigados, ya sean de Ucrania, Siria, Afganistán, Irak, cualquier país que esté viviendo los horrores de la guerra imperialista. La discriminación racial y otros tipos de discriminación son creados y mantenidos por los monopolios, las empresas transnacionales, los mecanismos imperialistas y los gobiernos reaccionarios para dividir a los trabajadores y salvaguardar los intereses del capital, manteniendo la explotación de clase.

Todos los trabajadores, sean extranjeros o locales, somos hermanos de clase y nuestras luchas son comunes, sin importar la nacionalidad, la raza, el color de la piel o la religión. La FSM hace un llamamiento a la clase obrera internacional, para que siga expresando su solidaridad con los inmigrantes y refugiados, especialmente ahora, cuando las guerras y agresiones imperialistas han creado enormes olas de refugiados. Intensificamos la lucha contra la verdadera causa de esta situación, el sistema capitalista que genera pobreza, guerras y discriminación racial.

El movimiento sindical militante mundial denuncia todas las formas de discriminación y exige el acceso universal a la salud pública y de calidad, al trabajo dignificado y a la educación para todas y todos las y los trabajadores, migrantes y refugiados y sus familias. Todos los trabajadores unidos, independientemente de su origen, color, lengua, religión, etc., a través de sus sindicatos y con solidaridad internacionalista, deben desarrollar luchas comunes por la satisfacción de sus necesidades contemporáneas, contra la explotación, las guerras imperialistas, el racismo y la xenofobia.

Fuente: Federación Sindical Mundial