CTA Argentina:

Más de setenta compañeras y compañeros de distintos sindicatos de la CTA de les Trabajadores de todo el país se reunieron el 8 de noviembre, de manera virtual, en el marco del Taller “Políticas de Cuidados”, organizado desde la Secretaría de Género y la Secretaría de Formación de la Central, con el objetivo de insistir en la importancia de entender el “cuidado” como un eje central a tener en cuenta durante el desarrollo de estrategias sindicales, entendiendo que recibir cuidados es un derecho, y la tarea de quienes cuidan es trabajo, que principalmente realizan las mujeres. La Secretaria de Formación e Investigación de la Central e integrante de CONADU, Yamile Socolovsky, dio inicio a la actividad que propuso como dinámica el intercambio en comisiones y la sistematización de las ideas y reflexiones. Luego todo el plantel se reencontró en Plenaria para compartir lo conversado. Como introducción, Socolovsky se encargó de visibilizar la cantidad de variables que complejizan el abordaje de la temática: “Necesitamos pensar en primer lugar qué pasa con el trabajo de cuidados no remunerado. Cómo esa desigual distribución de la responsabilidad de los cuidados determina que muchas mujeres no ingresen nunca al mundo del empleo formal o ingresen parcialmente o en condiciones de mucha inestabilidad, precariedad e inseguridad. También, pensar en la situación de las mujeres que sí tienen empleo formal pero deben resolver su permanencia en el mercado laboral atendiendo a la par las tareas de cuidados. Como sindicatos entra en este plano la discusión sobre los regímenes de licencias, los permisos o franquicias para cuidar. Pero sin apuntar únicamente a las licencias por nacimientos o adopción de hijes, sino con registros de licencias desde una perspectiva de corresponsabilidad y con criterios que abarquen la diversidad de las conformaciones familiares, e atendiendo también a la necesidad del cuidado de personas mayores o de personas con discapacidad, por ejemplo. Además, hace falta incorporar un criterio de autocuidados. Es decir, contar con disponibilidad de tiempos y de recursos no solo para cuidar a otras personas sino también para que les trabajadores se cuiden y accedan a servicios de salud, a turnos médicos, y a condiciones laborales cuidadas. Asimismo es necesario que podamos destacar cómo las actividades laborales vinculadas al cuidado están altísimamente feminizadas: personal de salud, cuidado de personas mayores, con discapacidad y el trabajo de casas particulares. Actividades laborales, que tienen importantes niveles de precarización y desprofesionalización, y…

Para leer el artículo completo, haga click aquí: – Se realizó el Taller “Políticas de Cuidados” (CTA Argentina)